La puerta 12

septiembre 23, 2008

“El documental Puerta 12 lo que busca es instalar en la memoria colectiva el efecto de concientizar al público”. De esta manera se refirió a su trabajo Pablo Tesoriere, director del material, quien junto a Jeankarla Falón Plaza, jefa de prensa de la película, conversaron ante los alumnos de periodismo de TEA para rememorar la tragedia ocurrida el 23 de junio de 1968 donde 71 personas murieron por asfixia y amontonamiento.


En busca del bosón de Higgs

septiembre 14, 2008
El miércoles 10 de septiembre se puso en marcha el LHC, o Gran Colisionador de Hadrones (por sus siglas en inglés). El mismo, se lleva a cabo en el Centro Europeo de Investigaciones Nucleares y se trata del mayor desafío de la comunidad científica en la historia. Como es tan complejo explicarlo, prefiero copiar una nota que Víctor Hugo Morales hizo en su programa de radio a Adrián Paenza, quien, sin ser un experto en el tema, describe la importancia del experimento con mucha claridad.

VIctor Hugo: Hola, Adrián. Hace un tiempo me contaste lo de la “máquina de Dios”, no sé cómo la llaman en los EE.UU.

Paenza: Sí, igual, o también la “máquina de descubrir”, depende cuál sea el grado de exageración para llamar la atención de la gente. En ese momento también te dije cuánto me hubiera gustado estar en este momento en Ginebra.

VH: Así es.

P: Pero no estoy.

VH: Mi problema es que yo entendí todo cuando me lo explicaste, pero ahora no lo sé explicar. Lee el resto de esta entrada »


Correr bajo la lluvia

julio 24, 2008

Ser parte de la gran masa de trabajadores que cumple con su horario por el simple hecho de recibir en cuotas mensuales una retribución monetaria es una situación que me angustia y me deprime. ¿Recién son las dos de la tarde? ¡Qué ganas de que llegue el viernes! ¡Faltan más de tres años para el 2011! Consultar por la hora, preguntar qué día es hoy o mirar el calendario se ha transformado en parte de mi penosa rutina.

Me resisto a vivir el presente con la ansiedad de que el futuro inmediato sea diferente y mejor. Es querer ir hacia el final del libro para asegurarme que el desenlace será el correcto y esperado. Es aburrirse con el partido de fútbol porque los goles no llegan. A lo sumo un tiro de esquina o un disparo de media distancia. La única (y gran) diferencia es que el libro (o el partido) lo escribo (o lo juego) yo. Entonces, de qué me quejo? Y si, me quejo. Pero conmigo mismo.

A veces pienso que (de gil nomás) dejé pasar potenciales emprendimientos, carreras universitarias o hasta proyectos comerciales por los que ahora, a mis 31 años, me arrepiento. Y ahora, a mis 31 años, tengo la necesidad de enmendarlos.

Durante mucho tiempo creí que mi primer error (imperdonable) lo cometí a los 6 años en el cumpleaños de Mariela, la hija única de unos amigos de mis viejos. En ese entonces ya sentía la seguridad de que mi futuro estaría ligado al fútbol. Pero mi timidez fue más orgullosa que mi cobardía.

Un mago que animaba la fiesta me hizo pasar para llevar a cabo uno de sus trucos y al presentarme para saber mi nombre, me hizo además la clásica e inútil pregunta que se le hace a los nenes:

¿Y qué querés ser cuando seas grande?

– No sé.

Quizás mi mecanismo de defensa relacionó que si yo hubiera revelado la verdad, que era ser jugador de fútbol, correría el riesgo de que mi idea fuera copiada. Tal vez la teoría darwiniana ya estaba instalada en mi inconsciente. Así, ante una supuesta feroz competencia, sumado a la falta de confianza en mis condiciones, mis deseos de llegar a la primera de Boca serían inalcanzables. Para colmo, ya en el coche de regreso, mi vieja comentó: “Estaba segura que Maurito iba a decir jugador de fútbol”.

Con el tiempo mi afición por el juego del balompié fue siempre en ascenso, pero mis intentos por ser tenido en cuenta en los castings futboleros fueron más fríos que tibios. La última prueba en la vieja cancha de Agustín García y Boyacá fue el punto de quiebre a partir del cual me enemisté un poco (sólo un poco) con la pelota.

Las salidas nocturnas (con amigos) y la lectura (a solas) fueron ocupando mayor espacio en mis ratos de esparcimiento. Y con ellas mis dudas filosóficas, académicas, vocacionales y sexuales. Durante una semana estudié para la carrera de Contador Público, por cuatro meses creí que podría ser abogado y en un viaje Castelar-Once en tren para anotarme en Publicidad mi primo me convenció de que no lo hiciera y me sugirió a cambio hacer un curso de DT.

Tras un letargo sabático empecé, ya con más determinación que convicción, la carrera de Administración de Empresas cuyo título está aún postergado hasta la presentación de una entrega final llamado tesina. Mientras tanto alterné trabajos relacionados con mi formación universitaria: tareas administrativas y operativas, pasantías en los sectores público y privado, consultorías de procesos.

Y ahora, otra vez me encuentro en un punto donde vuelvo a parar la pelota. Me cansé de correr ahuyentado por el chaparrón. O me quedo a mojarme o me hago a un costado debajo de un reparo a pensar una nueva jugada.

Ahora quiero ser periodista.


Hagan correr la voz

abril 2, 2008

Con motivo del vigésimo sexto aniversario del inicio por la guerra de Malvinas, se presentaron en TEA cuatro invitados para hablar del tema. Oscar Luna, ex combatiente y sociólogo, Edgardo Esteban, ex combatiente y periodista, autor del libro “Malvinas – Diario del Regreso”, que dió origen al guión de la película “Iluminados por el fuego”, Tristán Bauer, director de “Iluminados por el fuego” y Gastón Pauls, protagonista de la misma.

Resultó muy interesante escuchar a dos tipos que hace más de un cuarto de siglo y con sólo dieciocho años, tuvieron que disfrazarse de soldados por decisión de un gobierno que irrumpió en la sociedad por medio de las armas. Interesante porque supieron contar con lucidez el horror y los fantasmas que les tocaron enfrentar en plena adolescencia. Ambos se negaron a ser considerados sobrevivientes de Malvinas, pues ellos eligieron vivir. A diferencia de muchos otros compañeros que años más tarde, ya en el continente, no supieron continuar y decidieron optar por el suicidio.

El suicidio de los ex combatientes es el tema principal que Tristán Bauer quiso reflejar en su película, a la que considera “una mirada más” de las, aunque pocas, diferentes miradas que hay sobre el conflicto bélico. Cuando a Bauer se le preguntó si había sufrido amenazas o presiones por la difusión de su película, hizo un paréntesis y aprovechó para estimular, a los cientos de estudiantes de periodismo presentes, en la tarea de contar los hechos. Con un tono enérgico promovió a contar la verdad que es la manera más digna de hacer el trabajo para un periodista. Yendo un poco más allá, dió nombres propios al señalar al multimedio Clarín como vocero oficial del gobierno kirchnerista.

Allá por 1982 cuando los oficiales que dirigían a las tropas de inexpertos soldados y les hacían creer que el país entero estaba en vilo por la segura victoria de los héroes, al llegar de regreso lo hicieron en micros cuyas ventanillas estaban protegidas por cartones y les prohibieron contar sus experiencias en las islas. Al recibimiento sólo estaban presentes sus familiares y algún perro que ladraba. Ese mismo día Argentina jugaba con El Salvador por el Mundial de España 1982.

dscn0256.jpg

Manos a la obra

febrero 23, 2008

Luego de un mes y medio de postulaciones por internet, búsquedas y entrevistas varias, vuelvo a ser parte de la fuerza laboral empleada en la Argentina. En realidad, el tiempo de ocio fue algo así como cinco meses (qué placer!), pero desde mediados de septiembre, cuando renuncié, hasta fines de diciembre, que decidí volver, mis pensamientos escaparon casi por completo a la idea de regresar a la relación de dependencia. Pero como la variable “ahorro” comenzó a sufrir su natural e irraparable caída libre, al llegar al “punto de stock”, reconocí contra mi sana voluntad que debía movilizarme como ser racional y económico que soy.

Al comienzo, el sólo hecho de leer ofertas laborales produce un sin fín de sensaciones. Desde el repudio y el desprecio hasta la ilusión y el entusiasmo. Con el paso de los días y un poco más familiarizado con la rutina de este tipo de lecturas, uno acaba por acostumbrarse con las ofertas despreciables y descreer de las entusiastas.

Por fortuna, mi experiencia personal, ha sido bastante satisfactoria en cuanto a realización de entrevistas de trabajo. Mas o menos, en unas siete u ocho semanas, he concretado un promedio aproximado de 2 entrevistas nuevas en cada “de lunes a viernes“. A lo que sumado con las búsquedas que se encontraban en un grado de avance mayor (es decir, segundas entrevistas), puedo decir que tuve casi una cita por día durante todo el período en cuestión.

Lo malo de tantas entrevistas es que la cabeza alcanza un alto nivel de saturación y desgaste. El discurso de venta no siempre es el mismo, dado que no siempre las ofertas parten de empresas del mismo rubro o negocio, y en consecuencia, es necesario hacer la correspondiente adaptación. Por si fuera poco, luego de cada entrevista interesante, creo que es un ejercicio lógico proyectarse como futuro empleado en el puesto que acaban de describirte, realizando las respectivas tareas, viajando en el medio de transporte indicado para llegar a horario, haciendo cálculos de los ingresos brutos y netos, y una larga serie de ideas relacionadas ad hoc.

Fue así como me imaginé trabajando en empresas de energía eléctrica, de comercio exterior, agencia marítima y hasta asistente de un centro comercial (!!!). También viajando a Barracas en colectivo, a Retiro caminando o comprando un coche para llegar sin tanto miedo a Villa Lugano.

Por fin, cansado de tanto juego virtual y simulación a punto estuve de dar el “si” donde más aplicaba el “no”, y no sé porqué pero estoy seguro que hubiera sido mi divorcio definitivo con esta modalidad de trabajo, la relación de dependencia. Como un manotazo de ahogado escupí el “no” y decidí extender la búsqueda por un tiempo más. Al cabo de pocos días, ya con mi variable ahorro a poca distancia del “punto crítico de reposición” me ví un miércoles sentado frente a un hombre que me resultó por demás simpático. Un gordito de bigotes, vestido de manera informal, y con sus ojos puestos en los mios, que me hizo sentir que había encontrado el lugar que estaba buscando.

Un lugar donde trabajar no significara volverse loco o robarle horas a la vida de afuera. Sino más bien, un lugar donde las tareas fueran posibles de realizar en el tiempo que por contrato, ambas partes acordaron a comprometerse. Dos días después éste gordito simpático me llamaba por teléfono para confirmar mi ingreso siempre que yo estuviera de acuerdo. “Por supuesto”, le respondí. “Bien, eso quería escuchar”, me dijo. Y “Buen fín de semana”.

p7110064.jpg
En realidad la imagen corresponde a la oficina de mi anterior trabajo, del cual pocos recuerdos buenos tuve.

Los “derechos humanos” no viajan en tren

febrero 7, 2008

Bregar de manera incansable por la defensa de los derechos humanos ha sido para el ex presidente Kirchner el modo más sencillo de convertirse en un líder populista. Simular un tono de voz afligido y apenado cada vez que invoca a los despreciables actos de terrorismo de estado durante la dictadura de los años 70, es propio de su nefasto deseo de ser carismático y querible. La sucesora en el poder, su señora esposa, con detalles de su particular soberbia y arrogancia incapaz de asumir errores, pero igual de populista a la hora de buscar afinidades con Chávez, Lula o Evo, según las conveniencias del caso.

Sin embargo, todo el hermoso discurso tan lleno de palabras románticas de los años ’70 acaba siendo agredido día a día por la desidia y el desinterés en los hermanos de su patria a quiénes tanto quieren y desean ayudar. No ha pasado más de un mes cuando con bombos y platillos, CFK anunciaba con orgullo y petulancia el ingreso de la nación en la era de la modernidad con la formalización del contrato por las obras del novedoso Tren de Alta Velocidad (o Tren Bala) que unirá las ciudades de Buenos Aires – Rosario – Córdoba. Un paso enorme hacia para situarnos a la altura de los países desarrollados, y para que Florencia no tenga que envidiar nada de lo que ve en Europa.

gran-capitan.jpg

Esta semana, el ferrocarril de pasajeros que une las ciudades de Resistencia con la Capital Federal, llamado “El Gran Capitán”, demoró en completar el trayecto la friolera de 47 horas. A bordo de él cerca de 500 turistas, humanos y con derechos, debieron padecer la odisea de transportarse en vagones hace deteriorados hace muchísimos años y sobre rieles corroidos y sin mantenimiento. Al respecto, ninguna voz oficial salió a dar una explicación de los hechos.


Patas cortas

febrero 3, 2008

Esta semana las consultoras Ricardo Rouvier e Ibarómetro publicaron los resultados de las encuestas realizadas para conocer datos tales como el grado de percepción de confianza en el gobierno, la imagen de la actual presidente, la honestidad del gabinete ministerial, la gestión del Ejecutivo. En general, el balance mensual ha resultado positivo en favor de la actual administración. Tal como sucede con el INDEC, también en estos aspectos los números parecen cerrarle al actual gobierno, y en línea con el ente oficial de estadísticas y censos la sensación de los resultados genera, cuanto menos, sospechas.

En sus primeros 50 días, desde la asunción presidencial, la gestión de CFK viene dejando una primera impresión de poca actividad y falta de energía. Lejos de parecerse al mal recuerdo de Fernando de la Rua (un extremista de la pasividad), la primera mujer elegida por los argentinos ofrece por el momento una tensa calma. Sus actividades más sobresalientes han sido las visitas de ilustres protagonistas del espectáculo vernáculo e internacional, más algunas vacaciones en El Calafate y escapadas de fin de semana a la costa atlántica en Chapadmalal.

Los hechos más trascendentes en cuanto a política se refiere estuvieron enfocados en el escándalo de la valija de Antonini Wilson y la acusación de campaña sucia a los Estados Unidos, la herencia del decreto, firmado por su esposo, a través del cual se le amplió la concesión de la explotación del juego al empresario K Lázaro Baez, la declaración de bienes del ex presidente donde se manifiesta el extraordinario crecimiento patrimonial durante su mandato ejecutivo, el escándalo de los coches importados ingresados al país con franquicia diplomática, y la expeditiva reunión con el líder sindical de la CGT con el cual tuvo un rápido acuerdo donde las partes quedaron contestes y sin discutir.

Tan sólo una cuestión de imagen.

criskirch-rt.jpg