Destino JFK

diciembre 26, 2007
Desde hace un tiempo las fiestas de fin de año perdieron para mí el encanto de otrora, en mi niñez o en mi temprana adolescencia. Los cambios sufridos en mi cabeza primero, y los producidos a causa de la existencia de nuevos vínculos familiares o sentimentales luego, son los arguentos más sólidos para explicar las causas de tal desencanto. Así, hasta lo que mi memoria me permite recuerdo no haber estado reunido con el núcleo familiar de mis padres y hermanos en su totalidad al menos por las últimas tres celebraciones de cambio de calendario.
Leer el resto de esta entrada »