Contradicciones

marzo 29, 2008

Los sucesos que se vivieron esta semana en La Argentina tuvieron una repercusión mayor. Son muy pocas las veces en que, a partir de un hecho, casi la totalidad de los habitantes de un país o una comunidad se vean atraídos por los medios de comunicación y se dispongan a devorar toda noticia en forma de imagen o sonido que provenga de éstos.

El motivo que disparó el ruidoso reproche de las cacerolas de una parte de la sociedad, fue el discurso con el que se pronunció la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Además de estar cargado de soberbia y prepotencia, le sobraron contradicciones que no son más que el modo de evidenciar el engaño que se viene construyendo desde el gobierno desde el año 2003.

Tener que escuchar a la presidenta de una nación intervenir en un conflicto, cuando en lugar de mantener la calma con un mensaje conciliatorio, prefiere mostrar su poder con acusaciones ingratas es un signo claro del débil liderazgo que posee quien nos gobierna.

La infelíz frase “piquetes de la abundancia” haciendo alusión a las camionetas 4 x 4 que circulan por el campo argentino, fue el colmo del discurso para una gobernante que vive obsesionada con su imagen (estética, claro), y no puede ocultar su placer por la ostentación.

Dos días tarde, en un acto organizado por su marido con la presencia de gobernadores e intendentes K, la frase más impactante fue “dialogar con una pistola en la cabeza es muy difícil”. Lo mismo con que se lo acusa a su fiel secretario de Comercio Guillermo Moreno, como método habitual y literal de negociación, parece que debería sonar atroz en las palabras de la mandataria.


Nora Cortiñas

marzo 24, 2008

Hace siete días atrás Nora Cortiñas participó de una clase de periodismo en TEA. La idea del curso de los lunes, es conocer un poco de la vida y las opiniones de los invitados, además de ejercitar la práctica de preguntar para los estudiantes.

Nora Cortiñas es una de las mujeres que con un pañuelo blanco atado a su cabeza comenzó a dar vueltas a la Pirámide de Mayo. Su hijo Gustavo es uno de los 30 mil desaparecidos por el Gobierno Militar que asumió el poder hace hoy 32 años. Por diferencias de criterio, Nora junto a otras madres, representan a la Línea Fundadora de Madres de Plaza de Mayo. El otro grupo, mayoritario, representa la Asociación Madres de Plaza de Mayo y es liderado por Hebe de Bonafini.

Escuchar hablar a Nora me resultó muy reconfortante. En especial, acostumbrado a las permanentes provocaciones que suele manifestar la mediática Hebe. Sus ideas llegan acompañadas de un fundamento sólido como argumento para la crítica hacia los daños causados durante la última dictadura militar. Las acusaciones lanzadas incluyen además de secuestros, torturas y desapariciones conocidos por todos, el desfalco y la desidia con la que actuaron quienes se hicieron cargo de los destinos del país.

Nora Cortiñas estudió y se recibió de psicóloga social como una manera adicional de involucrarse a través del conocimiento teórico en la causa de su lucha. Hoy en día, con 75 años es titular de la cátedra “Poder Económico y Derechos Humanos” en la Universidad de Buenos Aires. Su trabajo apunta a reflejar la relación entre el gobierno militar, la deuda externa y la corrupción. Es por eso que se manifiesta en contra del pago de la deuda externa, y se muestra opositora de los gobiernos democráticos que asumen al pago de la misma e incluso la incrementan a costa del hambre, la miseria y la falta de distribución del ingreso, que acaba en el crecimiento de la brecha entre ricos y pobres.

Hace pocos días atrás, se escucharon declaraciones de la ultra oficialista Hebe de Bonafini en las que manifestaba estar “con los amigos de las FARC”, organización que utiliza el secuestro y la extorsión entre sus métodos de supervivencia. Oír las palabras de Nora, vale la pena para reforzar la lucha por la memoria de la justicia y la verdad.

dscn0871.jpg
Imagen de la Linea Fundadora y la Asociación separadas por metros de distancia en la habitual marcha de los jueves

Manos a la obra II

marzo 14, 2008
dscn0821.jpg

Esta cosa mía de tener un blog y escribir con cierta periodicidad y mantenerlo, no es tan sólo estar en la moda y poder decir “yo también tengo un blog”. Sino más bien, empezó como una manera de iniciar un coqueteo con el periodismo, de experimentar algunas sensaciones sobre la rutina de escribir, de exponerme a las críticas de quienes me leen (aún cuando sean muy pocos a quienes “les puse los anteojos”), y también de contar cosas que podrán leer las próximas generaciones (si es que internet es compatible con la tecnología del futuro).

Pero fue tanto lo que estuve coqueteando y bastante también los ánimos de los míos, que por fín una mañana de noviembre madrugué y me inscribí en TEA. Cuatro meses más tarde, el lunes 3 de marzo, empecé a asistir a las clases de periodismo por la noche. Y ahí voy. Entusiasmado. Incluso sabiendo que junto a dos tipos más, soy el más mayorcito de la comisión (todavía no averigüé las fechas de sus onomásticas). Y tal vez por eso, más.