Efectos colaterales

enero 23, 2007

Presumo que la explicación no es simplemente psicológica sino que debe existir también alguna cuota fisiológica que participa del proceso. De lo contrario, mi autoestima debió haber sido cremada y arrojada por el inodoro. Padezco desde muy pequeño un síndrome de no retención, que con el avance de la edad (la mía) se ha ido convirtiendo en alarmante. Me sigo meando y cagando encima.

Leer el resto de esta entrada »